Profesor Jorge Poblete impulsa la pasión por el cine en el aula y fomenta la apreciación del cine chileno

Jorge Poblete, profesor de artes visuales del Colegio San Francisco Coll de La Serena y miembro de la Red de Cineclubes Escolares del Programa Escuela al Cine, ha logrado establecer una sólida relación entre el cine y el aula de clases. A través de su dedicación y su propio aprendizaje, ha impulsado la realización cinematográfica, la apreciación del cine chileno y ha despertado la pasión por el séptimo arte en sus estudiantes. 

Lo que comenzó como un espacio dentro de sus clases, hoy es un diferenciado de Artes visuales, audiovisuales y multimediales de seis horas pedagógicas para terceros y cuartos medios, además de la incorporación de estos lenguajes en sus asignaturas para estudiantes de séptimo y octavo básico.  

«El cine es una forma de expresión y comunicación muy poderosa. Desde el inicio de mi carrera como profesor tuve claro que quería aprovechar su potencial educativo para enriquecer la experiencia de mis estudiantes y despertar su creatividad», comenta Jorge. 

El programa Escuela al Cine le brindó seguridad y herramientas para sistematizar su trabajo, enfocándolo hacia la enseñanza del cine. Jorge destaca la importancia de este apoyo: «Gracias al Programa Escuela al Cine pude fortalecer mi labor como profesor de artes visuales y ampliar mis conocimientos en el campo del cine. Me proporcionaron recursos pedagógicos, capacitaciones y la posibilidad de establecer conexiones con otros profesionales del cine, lo que ha enriquecido mi labor docente». 

En 2020, Jorge participó de las jornadas online de apreciación cinematográfica para profesores dictadas por el periodista y crítico de cine Christian Ramírez. Ahí, el tallerista realizó un ejercicio de “canon”, que consistía en que cada participante determinara sus propios parámetros para armar una lista de 10 películas. Jorge adoptó esta actividad y la comenzó a aplicar con sus estudiantes a inicios de año, enfocado a su relación con el cine chileno, “ahí los niños como no han visto tantas películas rellenan con programas infantiles, incluso teleseries”, comenta el profesor. 

Con el correr del año académico, Jorge se encarga de subsanar ese desconocimiento a través del visionado de clásicos y los estrenos mensuales del Programa Escuela al Cine: “les muestro El chacal de Nahueltoro (1969), Valparaíso mi amor (1969) y Largo viaje (1967). Después de desarrollar habilidades de interpretación, vemos documentales de Patricio Guzmán. Cuando veo que se emocionan con El botón de Nácar (2015) pienso que cumplí mi objetivo”. 

El docente también ha logrado llevar reconocidos directores al colegio, generando un impacto significativo en los estudiantes. Según sus palabras: «La visita de directores como Hugo Covarrubias del cortometraje Bestia y la cineasta Claudia Huaiquimilla ha despertado un gran interés en los estudiantes por el cine chileno. Han podido interactuar directamente con profesionales del cine, hacer preguntas y comprender el proceso creativo detrás de las películas. Esto ha ampliado sus horizontes y los ha motivado a explorar más sobre nuestra propia producción cinematográfica». 

Además de la apreciación, los estudiantes del Colegio San Francisco Coll también experimentan con la creación cinematográfica. En 2018, después de ingresar a la Red de Cineclubes Escolares, el colegio recibió la ayuda del cineasta local Waldo González para llevar a cabo un taller de creación. 

“Los estudiantes escribieron algo que tenía una mezcla de formatos, géneros y temas, lo dejamos fluir no más” recuerda Jorge agregando que “el resultado fue un corto de 20 minutos, de bastante buena calidad. Lo exhibimos en un auditorio que teníamos en ese entonces, invitamos a toda la comunidad escolar y tuvimos muchas reacciones, todas muy positivas”. 

Fue tal el éxito que tuvo el cortometraje, que la sostenedora del colegio le preguntó a Jorge qué se necesitaba para que los estudiantes siguieran creando. Así, el cineclub del colegio pudo acceder a equipos y luego, la destinación de fondos para la construcción de un auditorio donde mostrar sus proyectos. 

Jorge hoy sigue impulsando la creatividad de sus estudiantes en distintos formatos. La actividad más reciente que realizaron consistió en una jornada de elevator pitch, donde las y los alumnos tuvieron que vender sus ideas de cortometrajes a un funcionario de la Casa de las Culturas de La Serena. “En las clases de cine los jóvenes abren su mundo, desarrollan autonomía, aprenden mucho del trabajo en equipo y la constancia también porque son trabajos largos, aprenden a ser metódicos y pacientes”, reflexiona el docente. 

Otras noticias que podrían ser de tu interés

La Cineteca Nacional de Chile, a través del Programa Escuela al Cine, anuncia la apertura de …

En la cárcel de Limache, la profesora de lenguaje Ericka Valenzuela ha encontrado un espacio de …

Paola Fuentes, licenciada en artes visuales y profesora en The Mission College, ha estado guiando a …