Paola Fuentes: Creando oportunidades cinematográficas en The Mission College de Osorno

Paola Fuentes, licenciada en artes visuales y profesora en The Mission College, ha estado guiando a sus estudiantes a través de una experiencia única de apreciación y creación cinematográfica. En su tercer año como docente, Paola comparte su visión y los logros obtenidos a lo largo de este proceso. 

El enfoque de la profesora es hacerle entender a sus estudiantes que las artes visuales no son un recreo extendido “es una asignatura donde se puede aprender y desarrollar habilidades”, dice Paola. Con clases para prebásica, primero y cuarto básico, y un taller extraprogramático de cine para estudiantes de quinto básico a primero medio, ha logrado inculcar esta idea. 

El cineclub de Paola ha demostrado ser un éxito en resultados finales. El espacio surgió antes de que Paola supiera de la existencia del Programa Escuela al Cine y se centra en la apreciación y creación cinematográfica: “quería aplicar lo que aprendí en un diplomado de Dirección de Arte”, cuenta la profesora. 

«Lo más destacable del taller este año fue el compañerismo en este espacio. Logré hacerles entender que el trabajo en cine no es individual sino colaborativo, cada uno tiene su papel y todo es un conjunto”, recuerda. 

Durante el primer semestre, la atención del taller se centró en la apreciación cinematográfica, explorando conceptos y técnicas. En el segundo semestre, el taller se volcó hacia la creación, con el desafío de producir cortometrajes. Paola utilizó plantillas descargables del manual de creación cinematográfica del Programa y se inspiró en talleres de otros expertos, como el de Alicia Vega: “imprimí una cinta gigante para que ellos fueran dibujando, hicimos flip books, descargamos la aplicación Stop Motion Studio, vimos el cambio de perspectiva al enmarcar una imagen en un cuadro”, enumera la docente sobre los diversos ejercicios realizados durante el año. 

Soy más de lo que crees 

Uno de los cortometrajes destacados del taller, titulado «Soy más de lo que crees», surgió de una conversación profunda sobre la autoestima y cómo las palabras pueden afectar a los niños. Paola guió a sus estudiantes a través de un proceso de reflexión y creación que resultó en una obra que aborda la importancia de la autoestima y desafía estereotipos. 

«Notamos que uno de los integrantes del taller no se sentía muy bien, nos pusimos a conversar, nos sentamos en mi mesa y les pregunté qué era lo más feo que les había dicho un adulto, partí yo recordando las cosas que me decían a mí y comenzamos a darnos cuenta cómo esas cosas se decían desde el enojo y no desde la realidad», señala Paola, agregando que “le saqué una foto a cada uno, ellos la intervinieron con dibujos y después armaron un discurso para poner sobre las imágenes”. 

Muestras, reconocimiento y conexión con la industria cinematográfica 

Paola no solo se enfoca en la producción cinematográfica, sino que también organiza muestras para reconocer el arduo trabajo de sus estudiantes. Invita a realizadores locales y profesionales de la industria para que los estudiantes se conecten con personas que han hecho del cine su profesión. 

«En 2023 tuvimos a un chico recién egresado de realización audiovisual en la Universidad Austral, para que los estudiantes supieran que la carrera se imparte cerca de sus casas, también se conectaron a distancia Felipe Rodríguez del Programa Escuela al Cine y Alejandra Fritis del Festival Ojo de Pescado”. 

Para la primera versión de la muestra intraescolar, Paola logró que participaran Victoria Maureira, realizadora audiovisual de Valdivia, y Paulo Riffo, que compitió con su corto en festivales de la India, “quería que los y las estudiantes tuvieran contacto con personas que se dedican al cine y tienen una vida normal como ellos”, expresa la profesora. 

La relación con la directora ha sido fundamental, y el reconocimiento no solo ha venido en forma de una hora adicional para el taller, sino también en la publicación del trabajo del taller en el diario El Sureño

Paola destaca cómo el cine ha influido en la expresión emocional y en el desarrollo de habilidades de sus estudiantes. Al igual que su propia experiencia en el colegio: “cuando iba a clases, una profesora de lenguaje nos mostraba películas y nos hacía hacer trabajos audiovisuales, eso me llevó a interesarme efectivamente en aprender e incluso a escribir, veo lo mismo con mis estudiantes. A ellos les sirve mucho para expresar sus emociones también, dar a conocer lo que les interesa y a nosotros conocer sus contextos”, concluye. 

Otras noticias que podrían ser de tu interés

La Cineteca Nacional de Chile, a través del Programa Escuela al Cine, anuncia la apertura de …

En la cárcel de Limache, la profesora de lenguaje Ericka Valenzuela ha encontrado un espacio de …

Después de meses de intenso trabajo creativo y en equipo, este sábado 20 de enero se …