¿Es más significativo el aprendizaje a través de la creación y la experiencia?

Los desafíos actuales en la educación a nivel global exigen una constante actualización, obligando a plantear nuevas alternativas, modelos y soluciones a quienes forman parte del sistema educativo para mejorar la calidad de la educación y contribuir al desarrollo social.

Se ha vuelto recurrente oír acerca de las habilidades superiores o habilidades para el siglo XXI, las cuales tienen distintas clasificaciones pero que pueden resumirse en cuatro habilidades clave: pensamiento crítico, comunicación, creatividad y colaboración. Estas competencias difícilmente podrán ser sustituidas por la tecnología, lo que las convierte en esenciales en la formación de las nuevas generaciones.

“Las habilidades superiores pueden desarrollar, por ejemplo, el pensamiento matemático, pero no hay evidencia hasta ahora de que esto ocurra de forma inversa”. Así lo señaló Miguel Nussbaum, Académico de la Facultad de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica, en un seminario organizado por Grupo Educar en marzo de este año. Por lo tanto, para Nussbaum, un modelo de educación que prepare a los estudiantes para enfrentar los desafíos del siglo XXI, es uno que priorice al desarrollo de estas habilidades y no a la mera reproducción de los contenidos curriculares. Las conclusiones del investigador fueron que en el error está el aprendizaje, ya que es el motor para mejorar y generar saberes, y, por tanto, “el conocimiento esencialmente tiene que tener la capacidad de ser transferido y transformado”.

Entonces, a partir de esta mirada, surgen las preguntas: ¿Cómo motivamos el desarrollo de habilidades superiores en los estudiantes?, ¿El aprendizaje se hace más significativo a través de la experiencia?

Lo que nos dicen las experiencias de creación en el aula

“Entiendo el aprendizaje como un proceso complejo de cambio y de transformación, donde el aprendizaje no es solo adquisición de conocimientos, de contenidos, de saberes o adquisición de habilidades, sino que de desarrollo y de transformación, y eso implica posicionar a los sujetos (niños, jóvenes y adultos) como un sujeto activo, que tiene conocimientos nuevos, pero que además vive una experiencia de transformación, en un ejercicio reflexivo sobre sí mismo”, señala la Doctora en Educación y directora de investigación en el Instituto de la Comunicación e Imagen, Andrea Valdivia, en entrevista con el Programa Escuela al Cine.

Andrea estuvo a cargo de la investigación Fondecyt “Alfabetizaciones mediáticas y aprendizajes situados. Experiencias de Adolescentes metropolitanos en producción de medios dentro y fuera de la escuela”, en el marco de la cual se analizaron las experiencias de los colegios Manuel de Salas y Liceo n° 7 de Ñuñoa, donde estudiantes de ambas escuelas generaron nanometrajes y un canal de TV a lo largo de un año, respectivamente. En estas instancias, de carácter electivo, crearon y desarrollaron medios de expresión audiovisual donde la colaboración entre pares permitió que se sintieran con la necesidad de plantear sus ideas y posiciones, y a partir de los recursos de la estética, del arte de la imagen, plasmaron sus identidades y subjetividades entendidas como su historia y los vínculos que generan con otros. A partir de estas observaciones, Andrea enfatiza: “La creación por sí sola no genera transformación, si mi foco está en la transformación del sujeto, tengo que darle todas las posibilidades del mundo, todas las que él trae y todas estas otras que se pueden enseñar por medio, por ejemplo, de la apreciación del cine, hasta la experimentación de sí mismos en la producción o creación de dispositivos mediáticos”.

Lenka Suárez, profesora de Artes Visuales del colegio José Joaquín Pérez de Quinta Normal, tuvo en 2016 la oportunidad de realizar con su cineclub escolar un taller de creación ofrecido por el Programa Escuela al Cine. Sus estudiantes, en ese entonces de 6° básico, ya contaban con una preparación gracias al trabajo del cineclub desde 2015, y durante el proceso de crear en conjunto un cortometraje “fueron experimentando una actitud de compromiso en las responsabilidades que iban adquiriendo, lo que fue bajando el sentido de individualidad y competencia de los alumnos en favor de una mayor motivación en sus aprendizajes”.

En palabras de Lenka, el conocimiento que recibieron “fue entregado durante el proceso formativo de manera gradual y acompañado siempre de actividades prácticas, por medio de las cuales evidenciaban los conceptos de manera creativa y participativa. Los alumnos en cada clase definían como querían realizar los ejercicios y el tallerista sugería ejemplos ayudándolos a construir su experiencia de aprendizaje.” Es decir, que, gracias a esta estructura de trabajo, “los estudiantes ya en una última etapa, la de creación, lograron integrar todos los conocimientos a través de la seguridad que tenían de sus propias habilidades y en la de sus compañeros, lo que les generó la satisfacción que da el comprender qué es el aprendizaje significativo a través de sus aptitudes, personalidad, conocimientos y valores”.

Varias de las habilidades antes mencionadas es posible desarrollarlas a través del cine, ya sea apreciando o haciendo películas. Es por eso, que este año el Programa Escuela al Cine ofrecerá una vez más los Talleres de Creación,  un espacio donde monitores locales con experiencia en realización trabajan con el cineclub, en la creación de un cortometraje.

Los colegios donde se impartirán los Talleres de Creación son:

Comuna Colegio Profesor (a)
Curanilahue Liceo Polivalente Mariano Latorre de Curanilahue Zulema Retamal Riquelme
Puente Alto Colegio Los Nogales Claudia Arias y Valeria Conejera
Ñiquén Liceo Polivalente San Gregorio Mario Gatica
Puerto Cisnes Liceo Arturo Prat Chacón Carola Chamorro
Santa Cruz Liceo Santa Cruz Margarita Miranda Figueroa
Curicó Colegio San Marcos Ámbar Catalán
Santiago Internado Nacional Barros Arana Elizabeth Llanquinao Morales

 

Además, este año hemos establecido una alianza con el proyecto Cine en Curso, iniciativa desarrollada por Gaticine, que cuenta con el  financiamiento de Fondo de Fomento Audiovisual de Consejo Nacional de  la Cultura y las Artes. La cooperación consiste en que colegios miembros de nuestra Red de Cineclubes Escolares, trabajarán durante el año dentro del espacio del cineclub con la metodología de Cine en Curso, que aplica el modelo del padre en la formación de audiencias escolares, Alain Bergala, donde un cineasta acompañará al profesor del cineclub en la formación de cine, tanto en el ámbito de la apreciación como en la creación de cine.

Los colegios donde se trabajará en conjunto con Cine en Curso son:

Comuna Colegio Profesor (a)
Quillota Colegio San Pedro Nolasco de Quillota Andrés García
Arica Colegio Hispano Natalia Ríos Lobos
Quinta Normal Colegio José Joaquín Pérez Lenka Suarez Acosta
Algarrobo Colegio Teresa de los Andes de Algarrobo Priscila Canto
Arica Escuela D-17 Cdte. Juan José San Martín Antonella Botetano
Valdivia Liceo Bicentenario Ciudad de Los Ríos Ramiro Salgado

 

Otras noticias que podrían ser de tu interés

Gladys Silva es comunicadora audiovisual y bibliotecaria de formación. Desde 2009 trabaja en bibliotecas de colegios …

El Programa Escuela al Cine en colaboración con Almada Media, exhibirá los próximos miércoles 12 y …

La profesora de lenguaje Alejandra Troncoso lleva más de cinco años implementando el taller de cineclub …

En agosto, como parte de las actividades por aniversario, en la Escuela Los Olivos se realizó …