Cineclub escolar de Liceo Diego Portales de Rancagua es nuestro destacado del mes

*Fotografía por Katia Arias.

Uno de los primeros cineclubes escolares en la Región de O’Higgins fue creado por Katia Arias, profesora de lenguaje y coordinadora del Departamento de Extensión y Cultura del Liceo Comercial Diego Portales de Rancagua. En 2014, Katia cursó el primer taller online de apreciación cinematográfica y creación de cineclubes escolares, una instancia que permitió a docentes de distintos puntos del país capacitarse y aplicar una metodología de aprendizaje lúdico en el aula.

Los escolares de este cineclub, gracias a la cercanía con Santiago,  se han organizado para venir a actividades en el Centro Cultural la Moneda. Como no cuentan con una sala de exhibición de cine en Rancagua a donde puedan acceder a funciones escolares, su profesora hizo la gestión ante la corporación municipal y consiguió que a partir de octubre se sume el Centro Cultural Baquedano al circuito de salas colaboradoras del Programa Escuela al Cine. «Como profe de cineclub, una tiene la misión de inspirarlos y motivarlos a que ellos desde sus mismas casas busquen cine chileno o que valoren las proyecciones, porque cuando les pregunto qué películas han visto, siempre dicen la misma, ‘Machuca’, es como la que ven porque la transmite la tele, o comedias que están harto tiempo en cartelera”, señala Katia.

Los escolares de esta academia de cine han destacado también en realización audiovisual, con el cortometraje de ficción “El Torpedo” que realizaron en 2016 como parte de los talleres de creación que ofreció el Programa Escuela al Cine y que fue parte de la Tercera Muestra de Videos de la Red de Cineclubes Escolares.

Desde hace tres años, Katia se encuentra trabajando en dupla con Guillermo Salinas, cineasta que fue contratado a través de Ley SEP (Subvención Escolar Preferencial) para el acompañamiento al cineclub, lo que otorga a los estudiantes un profesional de la imagen que aporta una perspectiva más amplia sobre el lenguaje audiovisual. Las actividades de este cineclub a cargo de Katia no cesan. En agosto, participaron en el ejercicio de realizar una carta fílmica con una duración de máximo tres minutos junto al proyecto Cine en Curso, lo que tuvo como resultado una serie de cortometrajes que fueron exhibidos en pantalla grande en la Cineteca Nacional de Chile, ante una sala llena de niños y jóvenes apasionados por el cine.

Acerca de la metodología que ha dado resultado en su cineclub, la profesora cuenta: “Nuestras sesiones son dos a la semana, una de creación y otra de apreciación, que dependen de las actividades que se realicen en el colegio, ya que, a un grupo de estudiantes que son parte del cineclub, les destinamos cubrir las actividades que ocurren en el colegio y en otra sesión nos dedicamos a seleccionar y a hacer el montaje de lo que vamos a mostrar mensualmente en la reunión de apoderados, hemos formado una academia, que funciona como un canal interno de TV”.

También, los días jueves participan del taller regularmente cerca de 30 alumnos de enseñanza media, que es el día donde trabajan ficción y apreciación de cine. En esta dinámica, van rotando los roles, para que cada estudiante descubra que oficio le gusta más y pueda especializarse en él.  Todos ven películas, a veces como tarea para la casa, para luego llegar a comentarla con sus compañeros en la sesión de cineclub, o a veces vemos fragmentos de cine chileno o cortometrajes, aprovechando el material educativo y las colecciones escolares que les ha entregado el Programa Escuela al Cine.

Como muestra del compromiso y gran entusiasmo de Katia con la Red de Cineclubes Escolares, dio un discurso de bienvenida a los nuevos docentes que se unieron a la Red tras cursar el taller online de apreciación cinematográfica este año. La docente contó su experiencia en la ceremonia de graduación del taller, oportunidad en que destacó el constante apoyo del equipo del Programa y señaló: “Como profesional he visto una transformación verdadera en mis alumnos, llegan con dudas e ideas, pero es parte del proceso, es importante que ellos se conviertan en creadores y en transformadores de la realidad a partir del cine. Ellos me han manifestado la liberación que tienen cuando llegan al taller, sé que es así, que tienen derecho a la opinión, porque han conquistado un terreno hermoso y mágico.”

 

Otras noticias que podrían ser de tu interés

En un contexto en que el uso pedagógico del cine ha sido esencial para las clases …

El Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué tiene un proyecto educativo que busca equiparar el desarrollo …

El cineclub del Liceo Domingo Herrera Rivera de Antofagasta ha mantenido un trabajo constante desde el …

Luego de un exitoso estreno, el pasado jueves 3 de junio, ya están disponibles en YouTube …