Cineclub Colegio San Juan Evangelista: Del análisis de películas a la creación autobiográfica

¿Cómo ver una película puede convertirse en un ejercicio de memoria y autorreconocimiento? En el Colegio San Juan Evangelista, el visionado de El agente topo (Maite Alberdi, 90 minutos, 2020), sirvió para sentar las bases del semestre del Cineclub para sus estudiantes de 3° y 4° medio. Las profesoras Gabriela Villegas y Loreto Reyes, miembros del Programa Escuela al Cine, han guiado este trabajo a través de ejercicios simples, discusión y proyectos de creación.

A partir de la ficha pedagógica y de actividades del estreno, las docentes planificaron sus pasos. Introduciendo el tema de la vejez y el registro documental, Gabriela y Loreto invitaron a sus estudiantes a ver el largometraje durante un fin de semana con sus familias.

La primera actividad fue conversar sobre la película y reconocer planos y ángulos de cámara. “Antes del visionado aparecieron muchos prejuicios sobre las casas de ancianos, después se dieron cuenta de que lo que más requieren los adultos mayores es la compañía”, comenta Loreto.

En ese momento, las profesoras hicieron el llamado a la acción para crear un retrato audiovisual de sus abuelos o personas mayores queridas. Loreto guió la actividad con preguntas como ¿Qué te atrae de esta persona? ¿Qué quieres contar de ella? ¿Cómo quieres hacer la entrevista? Gabriela, por su parte, pidió una estructura libre de producción. Así, los estudiantes escogieron planificar formatos, planos y guion.

Trabajo del estudiante Diego Ramírez.

“La invitación fue a revisar la biografía del adulto mayor, pensar en sus raíces y el legado que les han dejado. Ha sido increíble, yo me he llegado a emocionar. Los trabajos son muy buenos desde muchos ángulos. Hubo muchas ideas creativas para las entrevistas: llamadas, cartas, correos electrónicos, personificaciones; las historias también son muy diversas y hemos podido conocer orígenes y puntos de vista increíblemente distintos”, dice Gabriela.

Vida familiar, cambios de ciudades, pasiones, oficios, enfermedades y hasta el coronavirus son algunos de los temas que los estudiantes del Colegio San Juan Evangelista trataron en sus cortometrajes. “El documental autobiográfico es un canal de expresión muy potente, ha sido muy emocionante para ellos ver el trabajo que otros han hecho”, reflexiona Loreto en base a las clases que destinaron a ver los resultados.

El ejercicio coincidió con los últimos años de la etapa escolar de los estudiantes, sirviendo como actividad de conclusión: “Están justo en un punto donde terminan el colegio, escogen una carrera, y es interesante porque se están cuestionando quiénes son, a qué se van a dedicar y se abruman mucho con la decisión, pero ahora tienen estas historias en las que sus abuelos han hecho una cantidad de cosas impresionante. Son verdaderos tesoros que hay en sus familias, que nunca habían visto de esta forma”, dice Loreto.

Cortometraje de Magdalena Rodríguez

Luego de mejorar los aspectos técnicos de esta primera realización, el próximo trabajo es un retrato audiovisual autobiográfico. Mientras, las profesoras esperan poder hacer una muestra abierta a la comunidad en el mes de la familia, que celebran en octubre.

El Cineclub del Colegio San Juan Evangelista

Gabriela realizó el curso de Lenguaje, apreciación y creación para profesores del Programa Escuela al Cine el 2018, Loreto ingresó a la Red el 2019. Sin embargo, ambas llevan implementando actividades de cine y fotografía en sus asignaturas y talleres hace más de 10 años.

“Tenemos el privilegio de contar con una directiva que siempre ha apoyado nuestras propuestas. Así nos turnamos para trabajar desde 1° medio con diversas formas de expresión audiovisual. Hasta el 2019 hicimos un laboratorio de fotografía y revelábamos nuestras propias fotos”, recuerda Gabriela.

Además de su experiencia, Loreto y Gabriela aprovechan las herramientas de los planes de profundización del Mineduc y los recursos didácticos del Programa Escuela al Cine para planificar sus cineclubes. A partir de la apreciación cinematográfica y actividades concretas, sus estudiantes han podido aprender lenguaje audiovisual y realizar sus propias creaciones.

“En un seminario de Cero en conducta al que fui hace unos años, Ignacio Agüero decía que hay que hacer ejercicios muy simples, nada pretencioso ni ambicioso”, comenta Gabriela sobre cómo empezar a implementar actividades de Cineclub, “yo creo en eso, poder concretar pequeñas tareas y que el visionado sea la inspiración para armar proyectos”, agrega.

Por su parte, Loreto recomienda partir con ejercicios de observación y registro sencillos para educar la mirada, “se puede enseñar a sensibilizar con elementos como mirar un amanecer, por ejemplo. Si alguien no te dice ‘tómale 5 fotos al amanecer en distintos momentos’, a lo mejor nunca observarías sus colores y cómo cambia. La fotografía sirve mucho para aprender”, finaliza Loreto.

Obra de Constanza Miranda.

Otras noticias que podrían ser de tu interés

Luego de un exitoso estreno, el pasado jueves 3 de junio, ya están disponibles en YouTube …

Estudiantes de 7° básico a 4° medio, miembros de la Red de Cineclub Escolar, podrán disfrutar …

El evento se realizará a través de la cuenta de Facebook del Programa el jueves 3 …

Imagen de archivo - integrantes del cine club de Sibila Cid

El Centro de Educación Integral de adultos Profasoc de Río Bueno cuenta con alrededor de 250 …