Aprendiendo de cine en la creación

Son las dos de la tarde en Quinta Normal, y muy animados comienzan a llegar los dieciocho escolares que forman parte del taller de creación realizado en el colegio José Joaquín Pérez por el Programa Escuela al Cine de la Cineteca Nacional. Se encuentran cursando 6° básico, y realizan esta actividad de forma extracurricular. Todos saludan alegres a Alejandro Flores, el tallerista encargado de guiarlos en el proceso de elaborar un cortometraje y aventurarlos a crear lo que ellos quieran. En una sala de clases y en una sala de computación, los estudiantes se dividen de acuerdo a las tareas que deben realizar este día para terminar de editar sus cortometrajes de suspenso y terror, siempre acompañados de su querida profesora Lenka Suárez.

Lenka, profesora de artes visuales, lleva más de un año siendo parte de la Red de Cineclubes Escolares, a partir del curso online de formación docente, que le permitió capacitarse en apreciación cinematográfica y tener las herramientas para crear un cineclub escolar con la escuela. Trabajó con escolares de 5° básico en 2015, los mismos que hoy cursan el taller, quienes llamaron la atención de Alejandro por su motivación y conocimientos previos sobre cine. “Los chicos ya tenían un lenguaje cinematográfico, conocían los tipos de planos, sabían sobre géneros, y me di cuenta que lo que más les gustaba era el cine de terror, por lo que rápidamente pasamos de lo teórico a trabajar en el guión de sus dos cortometrajes, uno basado en “Corazón Delator” de Allan Poe y el otro en “El Almohadón de Plumas” de Horacio Quiroga”, explica Alejandro.

En palabras de la directora del establecimiento, Rommy Morales, “el objetivo de nuestro colegio es que los escolares sean felices”, por lo que realizan distintos esfuerzos para cumplir esa misión. Con la idea que los niños se capacitaran en creación y postular al taller de este año, el Colegio, a instancias de la profesora Lenka, se preparó técnicamente. A través de los recursos de la SEP (Ley de Subvención Escolar Preferencial) se compraron los equipos audiovisuales profesionales, siguiendo las orientaciones que ofrecimos en una nota anterior (ver nota). También fueron renovados los computadores para que se pudiesen utilizar programas de edición, y así postularon para cursar el taller ofrecido por el Programa Escuela al Cine.

Lo anterior fue determinante para que los niños puedan ahora desplegar al máximo su creatividad en el taller, instancia que Lenka evalúa como un proceso en el cual “han madurado bastante, por su edad tienden a ser competitivos y todos querían hacer todo, les costaba trabajar con el compañero. En cambio, ahora entienden que un proyecto implica a muchas personas y roles, aprendieron a trabajar en grupo y a delegar responsabilidades. Adquirieron madurez, un lenguaje, una seguridad y autoestima de haber hecho algo por sí mismos, se llevan un gran aprendizaje”.

Experiencias audiovisuales en regiones

Actualmente, son ocho colegios a lo largo de Chile que se encuentran cursando estos talleres de creación, guiados por realizadores audiovisuales con experiencia en trabajo pedagógico con niños. La mayoría de los talleres está próximo a finalizar sus cortometrajes y ya pueden hacer balances sobre cómo ha sido este aprendizaje en comunidad.

Para César Gómez, profesor del Liceo Polimodal Juan Morales González de Molina, en la Región del Maule, “la experiencia del taller ha sido enriquecedora, el modus vivendi de los estudiantes ha cambiado en las dos horas de taller que se dedican para el trabajo. Cada alumno cumple un rol fundamental en esta enseñanza- aprendizaje, que es lúdica e intencionada. Los estudiantes han desarrollado distintos roles, que van desde la actuación a la asignación de roles en producción, cámara, sonido y asistencia de producción. Estos son los roles que sirven para construir un cortometraje con todo el empuje de un liceo municipal de la Región del Maule, de hecho, se harán evidentes en las grabaciones que recorren el contexto educacional en que nos desenvolvemos. Todo esto resulta con el empeño, compromiso y asistencia de Natalia Morales, la persona que ha podido transformar las ideas en palabras”. Los estudiantes de este taller, han logrado desarrollar la creatividad aportando desde su mirada y talento y trabajando en equipo, construyendo un aprendizaje significativo para todos.

En el taller de creación que se desarrolla en el Liceo Comercial Diego Portales, en Rancagua, VI Región, la instancia ha significado un proceso muy entretenido, donde los alumnos han creado desde su realidad y cotidianidad, razón por la cual “los muchachos se han comprometido con el taller, asistiendo de manera regular y participando de manera activa, manifestando su interés y ganas de terminar su propia creación audiovisual. Este taller nos ha proporcionado la facilidad de concretar de manera más efectiva las ideas para crear, nos ha apoyado en las carencias técnicas para el desarrollo de un cortometraje, y también planificar de forma organizada los tiempos de grabación.” Tras el montaje del corto, etapa en la que se encuentran ahora, los estudiantes de todos los colegios cursando talleres recibirán un diploma por su participación y exhibirán el corte final de su trabajo antes sus compañeros y comunidad educativa.

A continuación, podrás ver imágenes del trabajo tras de cámaras que han realizado nuestros escolares:

 

 

Otras noticias que podrían ser de tu interés

En un contexto en que el uso pedagógico del cine ha sido esencial para las clases …

El Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué tiene un proyecto educativo que busca equiparar el desarrollo …

El cineclub del Liceo Domingo Herrera Rivera de Antofagasta ha mantenido un trabajo constante desde el …

Luego de un exitoso estreno, el pasado jueves 3 de junio, ya están disponibles en YouTube …