Estudiantes del Liceo Héroes de Atacama estrenaron con gran éxito cortometraje inclusivo TOC-TOC

petitfrere

Desde el año 2016, Cristopher Miranda es parte de la red de profesores del Programa Escuela al Cine, tiempo en el que ha levantado junto a sus estudiantes de enseñanza básica un Cine Club Escolar en el Colegio Héroes de Atacama de Copiapó.

Este año, Cristopher recibió ayuda del tallerista Luis Jofré, profesional audiovisual que se hizo cargo durante el primer semestre del taller de creación, en el que niños y niñas de cuarto básico realizaron su primer cortometraje, TOC-TOC.

El corto de ocho minutos, que se realizó en coordinación con otros seis talleres de creación a lo largo del país, muestra la experiencia de un niño con discapacidad auditiva al ingresar y adaptarse a un nuevo colegio.

El Cine Club está conformado por todo un curso: 40 niños que se organizaron en grupos para cumplir todas las tareas que se exigían. En diez sesiones acordaron una idea, armaron un guión, un plan de rodaje, filmaron las escenas y montaron colectivamente su primera obra audiovisual.

Luis, el tallerista, reconoce que el trabajo previo del Cine Club fue muy útil para generar semillas que les posibilite expresarse y crear por medio del audiovisual: “Algo de experiencia en producción tienen, ya que se organizaban rápidamente para conseguir algo. Por ejemplo, les propuse hacer un travelling (explicándoles de que se trataba) y en un dos por tres tenía un carro de supermercado, un skate o una mesa con toallas en las patas”.

Los estudiantes mostraron una gran responsabilidad e interés por el trabajo. Uno de ellos, que fue asistente de cámara, describió así la experiencia: “iba anotando las escenas, el número, su descripción y si estaba buena o mala. No pensé que fuera tan agotador, es bueno que se haga en la escuela porque aprendes cosas que sólo conoces cuando eres grande, no cuando eres chico”.

Otro de ellos, uno de los camarógrafos, disfrutó especialmente su labor: “Me pareció bien, genial y entretenido. Me gustaría trabajar de camarógrafo (…), me gustó más grabar la escena de Alessandro al inicio, camino a la sala (plano secuencia). Yo le diría a los que van a hacer cine, que le ponga harto esfuerzo, empeño y pasión”.

Por su parte, la estudiante que hizo de la profesora en el corto, comentó sobre su experiencia en interpretación: “…juego mucho con mi hermana y actuábamos, por eso tengo facilidad para actuar. Fue cansador grabar una y otra vez. Me gustó actuar fue súper buena experiencia, me sentí nerviosa al principio”.

El Cine Club Escolar estrenó el resultado de su trabajo el pasado 8 de julio en una función para cada ciclo, junto a profesores, apoderados y la directora del establecimiento, quien también les apoyó y acompañó en dos sesiones del taller.

Después del visionado, los protagonistas encabezaron una rueda de preguntas, en la que los asistentes pudieron conversar sobre cómo fue transformar una sala de clases en el set de grabación y la importancia de la inclusión.

Otras noticias que podrían ser de tu interés

En un contexto en que el uso pedagógico del cine ha sido esencial para las clases …

El Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué tiene un proyecto educativo que busca equiparar el desarrollo …

El cineclub del Liceo Domingo Herrera Rivera de Antofagasta ha mantenido un trabajo constante desde el …

Luego de un exitoso estreno, el pasado jueves 3 de junio, ya están disponibles en YouTube …