El positivo impacto del cineclub en los estudiantes de la Escuela México Estado de Guerrero de Talcahuano

La profesora Marli Figueroa, de la Escuela México Estado de Guerrero de Talcahuano, implementa desde el año pasado un cineclub a través de horas SEP para los octavos básicos de su establecimiento, pero desde siempre ha incorporado el cine en sus prácticas pedagógicas: «Constantemente estoy integrando en mis asignaturas el tema filmográfico, las series, el animé. Los niños enganchan harto al relacionar los contenidos con el cine», afirma. 

Marli, que es profesora de lenguaje pero también realiza múltiples asignaturas, utiliza el manual de creación cinematográfica del programa Escuela al Cine tanto en el taller como en otras clases. El Manual ha sido una herramienta valiosa para su labor pedagógica: “con el material del programa y los intereses de mis estudiantes se van armando las clases», explica la docente. 

Por ejemplo, en clases de Tecnología, Marli repasa junto al Manual la historia del cine y los dispositivos previos que surgieron, como el zoótropo y el taumatropo. Sobre sus clases de historia, Marli comenta: «quiero que mis estudiantes vean películas como Machuca, por ejemplo, para contextualizar temas históricos como la pérdida de la democracia. Así que vamos a ver la película y la relacionamos con la asignatura», añade. 

En cuanto a la metodología del taller, la profesora Figueroa comenta que ha experimentado con diversas actividades, desde la creación de stop motion o aspectos técnicos y teóricos, como ángulos y tipos de planos, animando a los estudiantes a desarrollar su creatividad a través de la producción cinematográfica. 

“A los niños les gusta aprender cosas nuevas, tienen buena disposición. Pasa que a veces tienen un comportamiento particular en el aula, y luego en el taller son otros niños, motivados, respetuosos, no se quieren ir. Ven otra cara de mí también, ya no soy más ‘la bruja’, porque ponemos la sala en otra disposición, salimos a la calle, trabajamos juntos, ambos nos sorprendemos de lo que sabemos, aprendemos juntos”, destaca Marli. 

La convivencia escolar también ha experimentado mejoras significativas gracias al cineclub. La profesora señala que «niños que han tenido problemas serios entre sí, ahora se hablan sin problemas. Lo mismo con el desarrollo del liderazgo, a veces toman la iniciativa de actuar o tomar la cámara. De forma instintiva van escogiendo sus funciones y colaboran, eso es super interesante”. 

«Hago la autocrítica de que a mí me falta adquirir conocimientos para editar y montar cortometrajes. Los niños pasan sentados frente a una pizarra todo el día, entonces cuando llegan al taller solo quieren hacer, cortar, pegar, grabar y editar, tengo que responder a esas necesidades” dice Marli, con el objetivo de expandir las oportunidades de aprendizaje cinematográfico para sus estudiantes. 

Otras noticias que podrían ser de tu interés

Desde sus inicios como estudiante de pedagogía, la profesora de lenguaje Alejandra Pinilla ha visto el …

“Entré a este colegio en cuarentena, todo lo que tenía planeado presencial se frenó y el …

Desde 2019 en la Escuela Baudilia Avendaño De Yousuff se lleva a cabo un Festival de …

“En muchos casos, el único acercamiento que los estudiantes tienen con el arte es a través …