El cine como parte de la formación de ciudadanos

El-gran-circo-pobre-de-Timoteo-Miradoc-c

La conversación con alumnos a través del proyecto de cineclubes escolares me parece una instancia súper interesante y enriquecedora, tanto para quienes realizan películas como para quienes las miran. Sobre todo porque yo creo que el documental y una obra audiovisual documental  es un material para aprender y pensar en conjunto, soy un convencido que el lenguaje documental debieran estar insertos en los procesos de educación en los colegios y no solamente a través de circuitos comerciales o culturales. Es decir, los alumnos debiesen ver documental al interior de sus colegios. Me parece que este tipo de encuentros son fundamentales para tejer esos puentes para poder intercambiar miradas y sobre todo para ir  poniendo el lenguaje audiovisual como un mecanismo de formación en la educación temprana.

La actividad que crea un espacio, por lo general escaso, lo que contribuye a la formación de audiencias al utilizar el audiovisual como herramienta dentro el espacio escolar,  que es una carencia del sistema escolar. Creo debiesen potenciarse los cine clubes en regiones  porque es relevante para generar comunidades e intercambio de visiones de mundo, que es algo  que permite  en particular el documental.

Como realizador es gratificante este tipo de encuentros,  porque hay intercambio de opiniones con un público con el que uno no suele estar acostumbrado a ver.  Conocer desde  sus perspectivas y fenómenos sociales vividos, en particular por la temática de mi documental que invita a mirar la política a través de los ojos de persona que no votan, es  interesante. Son espacios que me enriquecen como realizador y que sirven para motivar a los espectadores  ver, e incluso hacer cine, de una manera crítica.

Propongo en la metodología incentivar de alguna manera una mayor participación de los alumnos, quizás discutir antes con profesores para ayudar a soltar más el ambiente. Orientar el visionado para fijarse en ciertos elementos que permitan generar la conversación más espontánea. Una experiencia más guiada, como mesa de diálogo, que pude ser aún más nutritivo, más que “preguntas”  y “respuestas”.

Creo es bueno se realice en una  sala de cine porque le da una mística de espectáculo cinematográfico, y creo también que  es bueno que se desplacen desde su salas de clases.

Me parece que es una actividad que debe ser potenciada con alta proyección. La experiencia internacional de formación  audiovisual inserta en la educación dan resultados,  por lo que es importante que  en Chile se siga  trabajando en ello y  sea parte de los cimientos de la formación de todo ciudadano.

Otras noticias que podrían ser de tu interés

En un contexto en que el uso pedagógico del cine ha sido esencial para las clases …

El Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué tiene un proyecto educativo que busca equiparar el desarrollo …

El cineclub del Liceo Domingo Herrera Rivera de Antofagasta ha mantenido un trabajo constante desde el …

Luego de un exitoso estreno, el pasado jueves 3 de junio, ya están disponibles en YouTube …