Cuatro profesores nos cuentan cómo vinculan el Plan de Formación Ciudadana con sus cineclubes escolares

Poster LaPuertaAbierta

El Plan de Formación Ciudadana impulsado por el Ministerio de Educación ha sido un desafío para los colegios del país, quienes han debido añadir tanto en sus currículos escolares como en sus dinámicas de participación algunas orientaciones de trabajo del Plan. Conversamos con cuatro profesores y profesoras que forman parte de la Red de Cineclubes Escolares, para conocer de qué manera conectan la enseñanza del cine con algunas de las líneas de desarrollo de la formación ciudadana en sus realidades educativas.

Elizabeth Llanquinao, docente de filosofía en el Internado Nacional Barros Arana (INBA), cuenta: “Aún no hay un plan en el colegio, pero hace dos años ya hemos insertado la formación ciudadana a través de ciertos ejes temáticos desarrollados en un taller, de 7° a 4° medio. En mi cineclub he trabajado el concepto de ciudadanía, entendiendo algunas de las problemáticas que ocurren en el espacio público, así fue ellos cómo propusieron los temas que desarrollaron en los cortometrajes, como bullying, drogadicción, acoso. Son temas actuales y que los involucran, se sienten identificados”.

En el cineclub del Colegio Charles Darwin de Ancud, dirigido por Dorys Chandía, este año están vinculando las orientaciones del Plan de Formación Ciudadana con el trabajo de apreciación cinematográfica, a través del visionado de películas y documentales sobre las temáticas, y con la creación audiovisual, por medio del rescate del patrimonio cultural de la isla grande de Chiloé:

“Hemos hecho con los más chicos una recopilación de información de dichos y costumbres, centrados principalmente en los mitos respecto a la siembra de la papa en los sectores rurales de la isla, y la hemos trabajado a partir de la recreación de estos dichos.”

En el desarrollo con estudiantes de enseñanza media, Dorys agrega: “Estamos trabajando en la realización de cortos que tengan que ver con un llamado a acciones comunitarias, y tenemos una línea de interculturalidad, donde los niños entrevistan a comunidades huilliches para conocer más sobre su historia. En Derechos Humanos, hacemos recopilación sobre memoria histórica, entrevistando a gente que vivió la Unidad Popular, la dictadura, el proceso del plebiscito y el retorno a la democracia». Concluye contando que estos cortometrajes y registros serán proyectados a fin de año en el Teatro Municipal de Ancud, “para toda la comunidad, algo que también fomenta la participación local”.

En el proyecto escolar del Colegio Saint Maurice’s de Cerrillos, donde el profesor Jesús Carrasco formó un cineclub, se han desarrollado diversas actividades vinculadas al área de la Formación Ciudadana: “Observamos el material pedagógico entregado por el Programa Escuela al Cine y su potencialidad en ese ámbito, y consideramos que debía ampliarse a una mayor cantidad de alumnos y no solo al grupo que trabaja en el taller de cine. Para trabajar de manera transversal, colaboraron los profesores jefes y se utilizó la hora de orientación, quienes apoyados con el material educativo trabajaron con la metodología del conversatorio, siguiendo la ruta de la introducción a un tema, visionado de una película, conversando con los estudiantes, y en el caso de los cursos menores, se integró además una actividad artística. Se asignó por nivel un concepto o temática pertinente al desarrollo emocional y /o social de cada niño o joven”.

De los beneficios que este tipo de metodología tuvo para sus escolares, Jesús reflexiona: “El cine logra que los estudiantes conecten y sensibilicen sus sentidos frente a ese fragmento de realidad que representa el formato audiovisual.  La comunicación que se genera entre la obra y el espectador, más una guía pedagógica, permite generar un espacio abierto al diálogo, donde la mirada sensible potencia el pensamiento crítico, la participación y sobre todo una conexión mucho más directa y emocional que la pizarra de clases.”

Francisco Riquelme, profesor de Historia en el Colegio Paideia de Puerto Montt, desarrolla un Taller de Formación Ciudadana vinculado a la apreciación cinematográfica y de este cruce destaca: “El espacio del cineclub es un espacio de creatividad, discusión y análisis que de alguna manera le da fundamento a nuevas prácticas pedagógicas que se deberían seguir implementando en nuestro país, ya que los resultados en los estudiantes son bastante positivos. Siento que el cine hace que los jóvenes tengan nuevos puntos de referencias frente a la actualidad y frente a sí mismos como individuos y a la vez como miembros de una colectividad”.

Otras noticias que podrían ser de tu interés

En un contexto en que el uso pedagógico del cine ha sido esencial para las clases …

El Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué tiene un proyecto educativo que busca equiparar el desarrollo …

El cineclub del Liceo Domingo Herrera Rivera de Antofagasta ha mantenido un trabajo constante desde el …

Luego de un exitoso estreno, el pasado jueves 3 de junio, ya están disponibles en YouTube …